Bruselas, ¿te quiero? Un ejército de la UE: ¿Una idea realista?