El Gobierno de España es el reflejo de la inacción política de la Unión Europea