Europa y su responsabilidad moral con Ucrania